Se feliz. Frases Inspiradoras. La Risa Magazine
Se feliz. Frases Inspiradoras. La Risa Magazine

Podemos ser felices a pesar del sufrimiento?

Ser Felices a pesar del Sufrimiento

Muchos dicen venir a esta vida para ser felices, pero otros vienen a “cargar su cruz”

No existe la felicidad completa ni existe un mal para siempre, dicen los dichos y muy bien dichos.

No sé si ustedes conozcan a alguna persona de esas que van por la vida aceptando con resignación todo lo que les sucede.
He escuchado decir: “Dios me castigó, por no hacerle caso a mi mamá”…”bien merecido lo tengo”…”estoy cosechando lo que sembré” y más cosas por el estilo.
No se trata precisamente de una “victimización” pero sí se le parece mucho.
Yo creo que, si partimos de aquella frase que dice que: “todos venimos a este mundo para ser felices”, el sufrimiento no existiría.
Sin embargo, todos sabemos que así como existe el bien, también debe existir el mal.
El chiste, según yo, es aprender a ser felices a pesar del sufrimiento.
Lo cual, ya sé, suena ciertamente contradictorio, pero no es imposible.
Conozco niños que padecen enfermedades mortales y se esmeran en ser felices a pesar de las circunstancias adversas.

He visto a adultos mayores que perdieron a toda su familia en diferentes circunstancias y se dan chance de divertirse, bailar, cantar y ven el mundo con optimismo.
Seguramente alguien podría argumentar: “Disfrutan el momento, pero no son felices”… Y yo les preguntaría:
¿Conoces a alguien que sea plenamente feliz en todo momento?
Me parece que la felicidad no es ni permanente ni eterna.
Todos los seres humanos tenemos momentos de felicidad, pero también de tristeza, desaliento, nostalgia o depresión.
El secreto, según yo, está en esmerarnos en multiplicar los momentos de dicha y disminuir los otros.
La gente positiva y optimista es la que busca las ocasiones y oportunidades de pasarla bien, la que toma los momentos adversos con calma e inteligencia y que en lugar de preocuparse, se ocupa y se enfoca más en las soluciones que en los problemas.
En contraparte, los pesimistas siempre encuentran en todo momento aquello que les causa temor, angustia y preocupaciones.

Todo depende del cristal con que se mire

Cuenta la leyenda que había un padre que tenía un par de gemelos y uno era muy optimista y alegre, y el otro salió pesimista a más no poder.
Llegó el día de Reyes y el papá decidió jugarles una broma para ver cómo reaccionaban.
Al pesimista le regaló una pistola de diábolos y al otro le envolvió en una caja de regalo una popó de caballo.
Cuando los gemelos abrieron sus regalos, el papá encontró al pesimista muy preocupado y al borde de las lágrimas.
Le preguntó qué le habían traído los Reyes Magos y el niño le dijo que una pistola que seguramente se le dispararía sin querer y le iba a causar la muerte.
Mientras hablaba con él, vió en varias ocasiones al optimista entrar y salir corriendo de una habitación a la otra.

Andaba como buscando algo y trató de detenerlo para preguntarle acerca de su regalo:

Pero el niño optimista salía disparado a seguir con su búsqueda.
Finalmente lo pudo hacer parar y le preguntó cuál había sido su regalo de Reyes y entonces el gemelo optimista le contestó:
“Me trajeron un caballo de carreras pura sangre, pero se salió de la caja y lo ando buscando para montarlo y convertirme en un gran jinete”…
La vida será tan hermosa o tan fea dependiendo de la forma en que cada uno de nosotros queramos verla.

Todo depende del cristal con que se mire.
La verdad es que tenemos solamente dos opciones de comportamiento: o decidimos que todo sea negativo, oscuro y angustiante.

Es entonces que nos envolvemos con la bandera del pesimismo.

O aprendemos a ver siempre el lado positivo y hermoso de lo que vivimos día con día. Para mí, vivir con optimismo es la mejor opción.Y tú…
¿De qué lado prefieres estar?

Quizás también te haga falta reír un poco. Aunque la risa no sea eterna, te ayuda a ver mejor las cosas. O a sobreponerte al sufrimiento.

Leave a Reply